Cuentos

Serendipity

Dedico este post a Trina Milan, Jaime Valverde, Marco Cimino, Ricard Castellet: compañeros de twitter, de gourmet y de conversaciones enriquecedores. También se lo dedico a mi socio y compañero de viaje Montecarlo que aunque ayer no pudo compartir nuestra mesa, comparte todo lo demás. A todos ellos les invito con mucho cariño a seguir este meme que hoy empiezo.


Ayer por fin salió el sol en Barcelona. Olía a temprana primavera. Me desabroché la chaqueta y dejé que el aire me refrescara mientras subía en moto por el Paseo de Gracia. El destino: el 103 de Santaló. La misión: compartir visiones sobre el coaching con mis amigos de twitter.


Teníamos previsto hablar de coaching. Pero con las buenas conversaciones, ocurre como con los buenos viajes: nos llevan a lugares imprevistos. Así de pronto, nos descubrimos hablando de la suerte que teníamos de habernos conocido. Y de lo improbable que hubiera sido encontrarnos “en la vida real”. (Los twitteros somos así de raritos: distinguimos entre nuestros dos mundos paralelos: el paisaje digital y el tangible). También contaron Marco y Jaime como la semana pasado escribieron dos posts sobre el mismo tema y con títulos casi idénticos.

Creo que fue Trina quien le puso nombre: “Serendipity“.


Y ¿qué es, serendipity?


Si recurrimos al diccionario online de Cambridge (el de la RAE no incluye el término), nos da una definión adecuada a la vez que aséptica:


serendipity


Aunque personalmente me gusta más entender las palabras por su contexto, su historia. Y ésta en concreto tiene una historia de verdad: “Los tres príncipes de Serendip“, de la que ayer compartí la parte que recordaba. La historia fue publicada por primera vez en Venecia en 1557, aunque su tradición oral se remonta a siglos anteriores. Y probablemente es originaria la India. Es parte de la magia de las historias, que se pierda su origen, que cambien y crezcan cada vez que son contadas.


Cuenta esta historia que “los tres príncipes durante su largo viaje, contínuamente descubrían cosas, por accidente o por astucia, que no tenían relación evidente con su búsqueda.” Coincidimos que a todos nos ha pasado. Que nos pasan cosas inexplicables, vivimos coincidencias fortuitas que cambian nuestra visión e incluso nuestro rumbo. Que nos hacen reflexionar y nos llevan a soluciones inimaginadas.


Hoy, cuando me he sentado a darle forma a mis pensamientos, me he acordado de una conversación que tuve con mi amiga Mertxe sobre El Secreto. En aquella ocasión hablamos de lo imposible que resulta conseguir las cosas sólo porque te las imaginas y crees en ellas. La realidad supera a los libros, es más compleja que ellos. Y también, si lo queremos ver, es mucho más maravillosa que lo que se pueda recoger en un texto. Y a eso iba: La magía no ocurre porque crees en ella, pero si no crees, te aseguro que se mantendrá invisble a tus ojos.


¿Estás dispuesto a creer?

31 comentarios en “Serendipity

  1. Eva,

    la cita de la màgia és ben certa. I com a mag aficionat la certifico.
    Aquest teu post té tres parts. Pel que fa a la matemàtica (post de les portes de serendip, es tracta d’un conegut joc popularitzt per Martin Gardner. I pel que a a les troballes serindípiques, hi estic totalment d’acord. Els descobriments fonamentals de la humanitat no han estat, tal com diu Feynmant, per un “eureka”, sinò per un “ès curiós…”. Per això, les persones i les coses que més m’han impressionat no les he buscades, sinó que les he trobades serendípicament, quan buscava una altra cosa. Però per trobar quelcom de forma casual, serendípica, cal buscar, cal invertir energies en navegar per allò que no és casa teva, que no forma part de l’hàbitat natural que protegeix l’existència. Per als científics, el meu cas, cal sortir de l’out i endinsar-se no tan sols en disciplines científiques alienes, sinó també col.laborar amb gent que té esquemes diferents. Per això aprenc tant dels capdavanters del món 2.0.

    Gràcies pel post.

  2. Cuando tu y yo, Eva, nos conocimos, me contaste a qué te dedicabas.

    Me lo explicaste, porque no sabia que carajo era.

    A dia de hoy, sobraria media explicacion.
    Porque hoy, Mertxe, me esta ayudando a fluir conmigo mismo.

    Y tu, con tus twitts y posts, y tus palabras amables que siempre me dices cuando nos vemos, tambien me has enseñado a hacerlo.

    Salut!
    Jordi

  3. Gràcies per la visita, Miquel.Tot i que m’hagues agradat llegir aqui mateix la teva opinió personal, em fare un passeig per el teu bloc per coneixer-la. Una abraçada.

  4. Hola Sebastián!
    Muchas gracias por tu comentario. Me alegra que mi pasión e ilusión trasciendan la pantalla. : ) Twitter, como bien dices es una herramienta, nada más. A mí lo que realmente me sorprende es como en mensajes tan cortos como nos enviamos, conseguimos leer entre líneas para detectar sinergias. Y estoy de acuerdo contigo: es tan necesario creer como lo es trabajar para conseguir nuestros sueños. Kaizen: mejora continua. : )
    Un abrazo

  5. Magnífico post.

    Esto de twitter es muy curioso…Como consigue que se conozcan personas y que conectan, no tecnológicamente, sino humanamente…Esto no es tecnología, es “Progreso” con mayúsculas.

    Y por supuesto, hay que ser creyente en los sueños de uno…pero como dice el refrán “A Dios rogando y con el mazo dando…”.

    No hay que poner en duda la necesidad de creer en nuestros anhelos y sueños, es necesario e imperativo hacerlo¡¡¡. Lo que si creo que la vida te enseña es a evolucionar en tus sueños…mejorándolos, haciéndolos o más pequeños o más grandes…depende…pero siempre para mejor.

    Eva, Me encanta tu pasión e ilusión y como la transmites a todos nosotros. Gracias por ello.

    Un abrazo

  6. Serendipity es un camino que discurre entre la curiosidad y el caos. Y es el principal motor de cambio. Es perfectamente lógica, racional y en cierto modo medible.

  7. ¡Hola Tona!
    ¿Tu por aquí? Anoto tu voto de incredulidad para las estadísticas. 😉 Hay tantas maneras de ver como personas hay en el mundo. Y tantas como momentos vitales tengamos. Es decir: yo no siempre tengo ojos para ver, ni la mente en condiciones para creer. Para mí es una cuestión de actitud, de poner la mirada y descubrir una flor donde antes sólo veías otro día gris.
    Y me alegra que tengas los dedos tan sueltos, así seguro que me escribirás más mails. 😉
    Un beso desde la Barcelona que te añora.

Los comentarios están cerrados.