¿Un Coach debajo de cada piedra?

Publicada en Publicada en Coaching, Opinión

Hace unos días vi este tweet de Marco Cimino quien a su vez retweeteaba a Juan Alberto:

Un Coach debajo de cada piedra

Lo guardé porque creo que el comentario se merecía más que una respuesta de 140 caracteres.

Es cierto que como apunta Juan Alberto, cada día hay más coaches (¡que no coachers!). Cada vez que acudo a un evento de networking, me encuentro con unos cuantos. Y a menudo me asombra la heterogeneidad de nuestro colectivo.

Me explico: el coaching es un trabajo “de segunda carrera”. Hasta hoy, no he conocido a ningún niño que sueñe con ser coach. Sí he conocido a antiguos entrenadores deportivos, nutricionistas, psicólogos, empresarios, y hasta profesores hoy convertidos en coaches. Yo misma tengo “una vida anterior”, una experiencia de 15 años en el mundo de la comunicación. Esta experiencia previa constituye el marco de quién soy como coach, de mi especialidad. Yo no trabajo para mejorar el rendimiento deportivo de atletas de élite. Tampoco hago terapia personal. Ofrezco sesiones individuales y talleres para que mis clientes mejoren su comunicación.

Y vuelvo al tema. Es verdad que cada día hay más coaches. Podríamos caer en la explicación fácil y etiquetar el fenómeno como “una moda”. Una moda, en todo caso, que ya dura unos cuantos años. Si miramos un poco más allá de nuestras fronteras, descubriremos que el que se considera el primer libro de coaching, The Inner Game of Tennis de Tim Galaway data de 1974. Han pasado 36 años y el coaching no ha hecho más que crecer. Hoy podríamos decir que la disciplina del coaching ha llegado a su madurez y como ocurre en otros ámbitos, ha empezado la diversificación y la especialización, tendencia aquí se ve reforzada por el bagaje profesional previo que aporta cada uno. De ahí que en la actualidad encontramos formación específica para el coaching en el entorno de la salud, los deportes, la gestión de equipos, y hasta las artes.

Resta preguntarnos porqué el coaching tiene tanto éxito. Pero esa reflexión requiere otro post. 😉

  • Hola Eva,

    En primer lugar (y utilizando mi condición de aludido) no quiero que mi acción de “retuitear” se interprete como una falta de respeto hacia la profesión del coacher.. simplemente me hizo gracias la frase y me limité a extender las profesiones que están en auge hoy en día añadiendo la de Community Manager.

    Como pasa con muchas profesiones que aglutinan cada vez más adeptos y de las cuales todavía no existe una “formación reglada” (corrígeme si me equivoco por favor), puede que de todos los coacher “autoproclamados” hayan casos de personas no realmente tan preparadas.
    Pero esto pasa también con los Gurús (desconfía de un gurú autoproclamado, normalmente son los peores 🙂 ) y con otras muchas profesiones, incluso de tipo tradicional.

    Y volviendo a la seriedad (si alguna vez consigo estar 5 minutos serio) creo che el coacher es una profesión de las de siempre a la cual hemos cambiado el nombre y añadido algo de formalidad.

    Quien no ha tenido nunca un amigo? Pero hablo del amigo que siempre ha estado allí, en los buenos y los malos momentos, y sin la necesidad de tomar decisiones por nosotros (sino hubiese sino nuestra madre!!) nos ha ayudado a reflexionar en los momentos difíciles y nos ha conducido hacia algún lado, correcto o incorrecto que fuera pero indudablemente nos ha ayudado a desbloquear el bucle en el cual nos habíamos metido.
    Pues ese.. ese amigo al que en su día les dábamos las gracias con una mirada de reconocimiento eterno, y quizás una cerveza.. esa persona a la que le podíamos perdonar cualquier cosa porqué era realmente importante, ese era nuestro coacher.

    Hoy en día nos encontramos a tener que afrontar muchas situaciones para las cuales no nos han preparado previamente, y en muchos casos tenemos la sensación de que el mundo entero se espera de nosotros que tomemos la decisión correcta.
    Brrrrrrrrr , que miedo!!!

    Los más afortunados siguen disponiendo de aquel “amigo” (socio, compañero, pareja, amigo, hermano, padre, hijo que se le quiera llamar… ) pero muchos de nosotros, por circunstancias de la vida, por evitar implicaciones emocionales, por el tamaño de los huracanes a afrontar, por necesidad, por complejidad o mil otras razones podemos necesitar recurrir a un profesional que nos ayude a racionalizar, a entender los mecanismos que nos mueves y mueven a los demás y ayudarnos a desbloquear una situación, un bloqueo, un momento difícil.

    Yo mismo he utilizado un coacher que me ha ayudado mucho en mejorar muchos aspectos de mi personalidad, a afrontar mejor las situaciones difíciles y a escucharme mejor.
    Quizás dedicaba demasiado tiempo a escuchar los demás que me quedaba muy poco para escucharme a mi mismo.

    A mi también me interesa conocer porqué el coaching tiene tanto éxito, o sea que querida Eva ya estás preparando el próximo post!

    Un abrazo!!

  • Hola Mertxe,

    Como les estoy haciendo caso a mis asesoras de Social Media, no he querido extenderme más en un sólo post. 😉 También escucho a mi socio, quien recomienda dejar los textos en reposo una noche, como mínimo.
    En breve, más y mejor reflexión.

    Un abrazo,
    Eva

  • Hola Sergi,

    ¡Gracias por pasarte por aquí! Estoy totalmente de acuerdo contigo en que el mercado se normalizará con el tiempo. Y quisiera preguntarte ¿a qué conflictos iniciales te refieres?

    Un abrazo,
    Eva

  • Estaré esperando la segunda parte con ansia contenida 😉

  • Pingback: Tweets that mention ¿Un Coach debajo de cada piedra? | Eva Snijders -- Topsy.com()

  • Como todo sector en auge, hay siempre una explosión del mercado. Luego se normalizará y quedarán aquellos que realmente aporten un valor diferencial. Si ha surgido la necesidad es porque existe un problema. Y espero que este sector vaya creciendo a medida que la demanda crezca pero que también vaya solucionando los conflictos iniciales.